viernes, 7 de septiembre de 2012

no me resigno

 


Comienza el otoño. Esta estación empieza para familias y pediatras cuando abren sus puertas las guarderías y coles.
 
 
Todos los viernes, desde hace unos meses, muchos trabajadores de "lo público" llevamos a cabo una protesta simbólica contra el desmantelamiento de los servicios públicos y del estado de bienestar en general que están perpetrando nuestros gobiernos nacional y regional.
 
 
Desde que el 1 de septiembre se puso en marcha la ley 16/2012, mediante la que se excluye de la atención sanitaria no urgente a los más débiles rompiendo la universalidad del sistema sanitario sin plantear siquiera una alternativa clara, justa y equitativa, los viernes son aún más negros.
 
Como profesional sanitario no me resigno a esta indecencia e invito a todos los ciudadanos y gestores de bien a no cumplir esta medida injusta que además atenta contra los derechos humanos más básicos.
 
Más información, mejor explicado y con detalle en este magnífico blog.