martes, 6 de septiembre de 2011

¡que vienen los mocos!



Con el comienzo de las guarderías y colegios empiezan también los catarros y los mocos (¡las guarderías, ese paraíso de los virus!).

¡Y a los pediatras se nos pone la misma cara que a Bob y a Patricio!

Os recomiendo la dirección de la página web de "enfamilia" (de la Asociación Española de Pediatría -AEP-) que trata sobre este tema y muchas más cuestiones relacionadas con la salud infantil de modo claro y muy útil.

Pero resumiendo más:

- Los catarros de los niños están producidos en un tanto por ciento elevadísimo por virus: conclusión, que se pasan solos sin tratamiento (salvo el de alivio de molestias con paracetamol o ibuprofeno). Los antibióticos sólo pueden empeorar el cuadro.

- Los "mocos" no son una enfermedad, son un mecanismo de defensa de los niños. No se pueden "quitar" del todo y si se quitaran sería hasta peligroso para la salud. Tampoco el color de los mocos indica que haya que poner antibióticos (que sean "verdes" no es peor que tenerlos "blancos").

- Cada catarro que se coge un niño produce unos 3 días de fiebre, moco nasal y dolor de garganta 7 días y tos durante 2 ó 3 semanas. Si como media (y tirando por lo bajo) un niño menor de 2 años coge unos 5-6 catarros en una temporada de otoño-invierno esto supone en este espacio de tiempo una media de 18 días con fiebre, mocos durante mes y medio y tosecilla durante al menos unos 4 meses en un niño sano y normal.


- ¿Cuándo hay que preocuparse?:
- Cuando la fiebre dure más de 3 días
- Cuando el niño tenga dolor de oídos
- Cuando el niño esté decaído o con mal estado general
- Respiración dificultosa
- (y luego, la preocupación también es libre).


Conclusión: tranquilidad para los que lleveis a vuestros hijos por primera vez a la guardería, estarán mocosos durante uno o dos inviernos, luego la situación mejora, esto no es para siempre (los que tengais más hijos ya lo sabeis por experiencia).