viernes, 30 de septiembre de 2011

el aire que respiran nuestros niños






A propósito de la reciente publicación de la "Primera base de datos mundial sobre calidad del aire" por la OMS (Organización Mundial de la Salud) se han publicado muchos artículos sobre lo que respiramos.

Pero, ¿qué respiramos en nuestra ciudad? ¿qué respiran nuestros niños en Cuenca?

El titular del Día de Cuenca de ayer lo decía muy claro (y tiene su gracia): "El aire de Cuenca no es bueno, pero es legal" y es que si tomamos los niveles de contaminantes permitidos por la ley española, 35 g/m3, con 25g/m3 que hay en la ciudad no se está mal. Otra cosa son los niveles máximos que recomienda la Organización Mundial de la Salud que son 20g/m3.

Que los niveles de contaminantes, sobre todo de NO2, sean altos tiene su trascendencia en el aumento de alergias, asma, enfermedades cardiovasculares y respiratorias tanto en niños como en adultos. En Cuenca hay un número de niños muy alto con problemas de alergia y asma relacionado con polen de gramíneas y cupresáceas/arizónicas que se potencia con la contaminación ambiental.

En una ciudad como la nuestra, el principal causante de estos humos son los coches en un 80%.


Hay medidas que se pueden tomar de modo local (sí, por nuestro Ayuntamiento):

- Apostar por la peatonalización y facilitar el uso de la bicicleta.

- Potenciar el transporte público de calidad.

- Mantenernos informados periódicamente de los niveles de contaminantes ambientales. ¡Que los datos sean públicos y accesibles!.



"La OMS considera que la contaminación atmosférica es un problema de salud ambiental "de gran alcance", por lo que pide un "esfuerzo para reducir la carga sanitaria que genera". "Si vigilamos y gestionamos adecuadamente el medio podemos reducir de forma considerable el número de personas con enfermedades respiratorias y cardiacas o con cáncer de pulmón."
Dra. María Neira, directora de Salud Pública y Medio Ambiente en la OMS


Como dicen los coordinadores del estudio sobre calidad del aire en España "prevenir en salud compensa, no hay que verlo como un gasto, es una inversión"