viernes, 4 de noviembre de 2011

cuidado con lo que "cortamos"



Durante el último mes, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha emitido dos notificaciones sobre sendos medicamentos usados en niños.

Son los siguientes:

- Los supositorios para la tos de derivados terpénicos (el famoso Pilka y Brota Rectal son los dos que se venden en España) pues se ha visto que producen convulsiones en algunos niños por lo que se ha contraindicado su uso en niños menores de 2,5 años y en niños con antecedentes de convulsiones febriles o epilepsia a cualquier edad. (el documento entero aquí)

- El antiemético (para cortar los vómitos) metoclopramida (Primperan es el nombre comercial; otros que lo tienen también en su composición son el Aeroflat, Antianorex triple y la Suxidina) por producir un cuadro de contracturas musculares, movimientos anormales involuntarios,... Se contraindica en menores de un año y no se recomienda en edad pediátrica (de 1 a 18 años). (el documento entero aquí)


Los que me conoceis ya sabeis que yo no receto ni recomiendo estos medicamentos.


La tos es un mecanismo de defensa del cuerpo por el que expulsamos secreciones y gérmenes y no hay que "cortarla" sino tratar la enfermedad de base. El Pilka además no tiene ningún estudio serio que demuestre su eficacia pero como vemos sí que hay un estudio serio sobre sus posibles efectos secundarios.


Lo mismo os digo del Primperán y los vómitos. Una gastroenteritis se trata con hidratación y no tratando el síntoma "cortando" los vómitos.


Estos dos medicamentos son ejemplos de que es mejor no tratar ni "cortar" (¡ni los mocos!) cuando no estamos seguros de que el tratamiento claramente mejora la enfermedad de nuestros niños.


Esto no lo digo yo, esto ya se decía hace mucho: "Primum non nocere" -lo primero es no hacer daño- (además de ser el nombre de un excelente blog)